Logran aumentar la creatividad apagando la parte pensante del cerebro

Vincent Van Gogh  fue uno de los mayores artistas de todos los tiempos, y su momento de mayor creatividad coincidió con su etapa de mayor locura. ¿Pero qué pasaría si a una persona con creatividad promedio le apagan el botón de la cordura? ¿Se volvería más creativo, estilo Van Gogh? Parece que así es, de acuerdo a los resultados publicados en la revista Scientific Reports por dos equipos británicos  de Queen Mary University of London (QMUL) y Goldsmiths University of London.

El “truco” para incrementar la creatividad se logró utilizando una técnica conocida como estimulación transcraneal por corriente directa (tDCS por sus siglas en Inglés). La tDCS consiste en aplicar una pequeña cantidad de corriente en áreas específicas del cerebro mediante electrodos colocados sobre el cráneo.

El área en que se aplicó la corriente en este estudio fue la corteza dorsolateral prefrontal (conocida por las siglas en inglés DLPC). Esta zona del cerebro realiza  funciones ejecutivas, cognitivas, de planeación, inhibición, razonamiento abstracto y memoria a corto plazo. Al aplicarle corriente a esta área se logró suprimir su actividad.

Luego de bloquear el DLPC de los participantes, se les pidió que resolvieran problemas matemáticos con fósforos, que suelen ser difíciles, porque requieren de pensar “fuera de la caja”. Curiosamente, a los participantes que les suprimieron esta parte pensante del cerebro les fue mejor en los problemas con fósforos que a los que no se la suprimieron.

La explicación que dieron los científicos que realizaron el estudio fue que esta área del cerebro es la que nos permite aplicar las reglas que hemos aprendido para resolver problemas. Por lo tanto, al bloquearla se les impidió a los participantes poder utilizar las reglas aprendidas, por lo que se pudieron salir del pensamiento rutinario y desatar su creatividad.

Quizás fue algo así los que le sucedió a Van Gogh hacia el final de su vida, cuando alternaba entre el delirio y la cordura, y fue capaz de pintar 70 cuadros a un ritmo de casi una obra por día. Si en esta era nuestra en que damos los primeros pasos en la comprensión del cerebro, con una herramienta tan primitiva como un poco de electricidad aplicada en la cabeza logramos estimular la creatividad, creo que podemos esperar muchos milagros de las neurociencias en el futuro, y quizás hasta comprarnos un Van Gogh original, ya que todos seremos genios del arte en potencia, así que entre tanta oferta de obras maestras, los precios deberían bajar.

Fuente:

Caroline Di Bernardi Luft, Ioanna Zioga, Michael J. Banissy, Joydeep Bhattacharya. Relaxing learned constraints through cathodal tDCS on the left dorsolateral prefrontal cortex. Scientific Reports, 2017; 7 (1)

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s