¿Por qué no funcionan las dietas?

Nos acercamos un paso más a encontrar la fórmula para adelgazar. Un grupo de células en el hipotálamo controlan el apetito y el consumo de calorías, según un artículo publicado en eLIFE. Cuando logremos controlar su funcionamiento podríamos modificar el mecanismo que nos permitiría estar en forma.

Debo haber comenzado tantas dietas como lunes tiene el calendario, y con el miserable resultado de que cada enero peso más que el enero del año anterior. De poco han valido libros, sitios web, apps en el celular, nutricionistas, y cuanto se ha creado para engañarlo a uno de que puede bajar de peso haciendo dieta.

Afortunadamente -por lo menos para mi maltratada consciencia-, un equipo de científicos de la Universidad de Cambridge, en el Reino Unido, publicó hace pocos días un estudio que explica por qué no bajamos de peso luego de tanta dieta. La investigación se realizó en ratones, que son el bicho preferido de los neurocientíficos, pues sus principales funciones cerebrales son similares a las nuestras.

Resulta que este equipo descubrió un grupo de células en el hipotálamo que regulan la actividad metabólica del organismo. El hipotálamo es una estructura en la base del cerebro responsable de regular varios procesos corporales, entre ellos el apetito y el consumo de calorías. Estas células contienen un grupo de neuronas, que responden al poco poético nombre de proteínas r-Agouti (AGRP por sus siglas en inglés), y que funcionan como un switch que nos enciende o apaga el apetito.

Pero lo más interesante del estudio es que esas neuronas no solo controlan el apetito, sino que también regulan el ritmo al que el cuerpo quema calorías. A los ratones que les modificaron estas células nerviosas, y les encendían el interruptor del apetito, pero sin darles comida, el hipotálamo respondía reduciéndole el gasto de calorías al cuerpo, con lo que lograban mantener el peso. Pero cuando a los roedores les permitían comer, el gasto de calorías volvía a aumentar a su nivel normal.

Esto implica que cuando hacemos dieta, como seguimos teniendo el mecanismo del apetito activo, el hipotálamo le ordena al cuerpo reducir el gasto de calorías… ¡para que mantengamos el peso! ¡Qué gran favor que nos está haciendo! Luego, cuando volvemos a comer, el consumo de calorías no aumenta más de la cuenta, sino que vuelve a sus niveles normales, así que ganamos peso. Este mecanismo, de hecho, está diseñado con un sesgo hacia el aumento de peso, lo cual era una ventaja evolutiva que teníamos cuando la comida era escasa y había períodos de hambre más o menos prolongados.

Esperemos que los resultados de este estudio les permitan investigar, a los “especialistas” actuales en ayudarnos a bajar de peso, el cómo manipular al hipotálamo para que nos deje hacer dieta en paz, y sin que los tratamientos tengan efectos secundarios muy violentos. Estoy seguro de que muchos estaríamos dispuestos a pagar por una pastillita que nos apague el interruptor del apetito, y que de paso nos mantenga encendido el del gasto de calorías. Pero en lo que aparece esa píldora milagrosa, la mejor receta sigue siendo comer moderadamente y hacer ejercicio.

­­­­­­­­­­­­­­­­______________________________________________________________________________

Fuente:

Luke K Burke,Tamana Darwish, Althea R Cavanaugh, Sam Virtue, Emma Roth, Joanna Morro, Shun-Mei, Liu Jing Xia, Jeffrey W Dalley. mTORC1 in AGRP neurons integrates exteroceptive and interoceptive food-related cues in the modulation of adaptive energy expenditure in mice. https://elifesciences.org/articles/22848

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s