Las hormonas de la pubertad afectan la forma en que las jóvenes aprenden

La educación de los hijos es seguramente una de las principales preocupaciones de los que somos padres. Por lo tanto, cualquier elemento que nos permita mejorarla, o por lo menos comprender las razones por las que nuestros chicos tienen a veces dificultades para aprender, es extremadamente importante para cualquier padre.

En ese sentido, un estudio conducido por científicos de la Universidad de California, Berkeley, arroja nueva luz sobre las diferencias en aprendizaje entre las jóvenes antes y después de alcanzar la pubertad. Resulta que cuando las niñas alcanzan la pubertad, se producen cambios en la corteza frontal del cerebro a causa de las hormonas que se segregan, y estos cambios se traducen en una reducción de la flexibilidad en varias formas de aprendizaje. Realmente extender los resultados de este estudio a los humanos podría ser todavía prematuro, porque el estudio se realizó con ratones, o más específicamente, ratonas jóvenes. Sin embargo, como ya comenté anteriormente, el funcionamiento general del cerebro de los roedores es muy similar al nuestro en muchos aspectos.

A las ratoncitas del estudio las dividieron en dos grupos, y a unas les aceleraron la pubertad con la inyección de hormonas como estradiol y progesterona, mientras que a otras se las detuvieron extrayéndoles los ovarios. Luego sometieron a ambos grupos a pruebas cognitivas, y lo que se encontró fue que a los especímenes que alcanzaban la pubertad de forma acelerada les costaba mucho más aprender una nueva tarea cuando se cambiaban las reglas del juego. El ejercicio consistía en que se les asociaba un olor al lugar en que les ponían comida, y luego cambiaban la comida de lugar, pero mantenían el olor en el lugar anterior. Las ratoncitas que no alcanzaron la pubertad eran mucho más rápidas en encontrar comida cuando se producían cambios en las reglas del juego que las adolescentes prematuras.

En nuestras sociedades modernas, donde la pubertad en las chicas se está produciendo cada vez más temprano, por factores como el estrés y la epidemia de obesidad, es probable que se estén produciendo problemas escolares entre las niñas que llegan desde los 7 u 8 años a esta etapa. Esto las colocaría en desventaja frente a sus compañeras que alcanzan la pubertad más tarde. Lo que se me ocurre, como padre de una hija de 11 años, es que deberíamos luchar por todos los medios por proteger a nuestros hijos del estrés de la vida moderna, y proporcionarles una dieta sana y ejercicio para evitar la obesidad. Y en el caso de que se haya producido precozmente el paso a la pubertad, saber que esto puede provocar que el aprendizaje sea más lento, y estar preparados para darle más apoyo a nuestras hijas.

___________________________________________________________________________________________

Fuente:

David J. Piekarski, Josiah R. Boivin, Linda Wilbrecht. Ovarian Hormones Organize the Maturation of Inhibitory Neurotransmission in the Frontal Cortex at Puberty Onset in Female Mice. Current Biology, 2017 DOI: 1016/j.cub.2017.05.027

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s